Sexo Seguro


                     

Advertencia: Este artículo contiene información sexual explícita. Está pensado para las personas sexualmente activas y aquellas que tienen la intención de ser sexualmente activas. La única manera de asegurarse de que no obtendrá una ETS es no ser sexualmente activo.

Se cree que más de 65 millones de personas, aproximadamente uno de cada cinco estadounidenses, están infectadas con una enfermedad de transmisión sexual incurable.

Las prácticas sexuales más seguras permiten a las parejas reducir (pero no eliminar) su probabilidad de contraer una infección por actividad sexual. La regla básica para el sexo seguro es evitar el contacto con las llagas genitales y evitar el intercambio de fluidos corporales, como el semen, la sangre y las secreciones vaginales.


La mejor manera de evitar que los fluidos corporales alcancen a alguien durante el coito es usar un condón. Un condón es una vaina que se ajusta sobre el pene. Se puede hacer de látex (el condón más seguro disponible), plástico o tejido animal.

Los expertos recomiendan consistentemente el látex porque algunos tejidos animales, como la piel de cordero, tienen poros lo suficientemente pequeños como para que el virus de la hepatitis B, el VIH y otros virus o bacterias de transmisión sexual puedan pasar. Los condones de poliuretano se rompen con más frecuencia que el látex.

La píldora anticonceptiva, el DIU, el Norplant, el Depo-Provera, las vasectomías y las esterilizaciones tubáricas ofrecen una gran protección contra el embarazo, pero no protegen contra los virus de la hepatitis y las ETS. Muchas personas usan condones de látex junto con estos métodos anticonceptivos para la mejor protección contra el embarazo y las infecciones de transmisión sexual.

El sexo oral puede no conseguir uno embarazado, pero todavía puede transmitir la enfermedad.

Un condón sólo podría salvar una vida, y debe ser tratado como la valiosa herramienta que es. Guarde los preservativos en un lugar fresco y seco. Una larga exposición al aire, al calor oa la luz los hace más frágiles. No los almacene continuamente en un bolsillo trasero, cartera, bolsa o guantera.

Revise la fecha de vencimiento para asegurarse de que el condón esté fresco y seguro. Si hay alguna duda sobre un condón, compre uno nuevo.

Para garantizar la máxima protección, nunca use un condón dos veces y siempre ponga un nuevo condón en un pene erecto antes de que haya algún contacto genital, anal u oral.

Un condón es como un calcetín, con un lado correcto y otro mal. En primer lugar, desenrollar alrededor de media pulgada para ver en qué dirección se desenrolla. Luego ponlo. Si un hombre no ha sido circuncidado, tire del prepucio primero. Debe desenrollar fácilmente abajo del pene. Si comienza en el lado equivocado, intente nuevamente con un nuevo condón.

Sostenga la punta del condón suavemente entre los dedos mientras rueda hacia abajo. Esto mantiene fuera de las burbujas de aire o bolsillos que pueden aumentar las posibilidades de romper un preservativo. También deja espacio al final para el semen.

Si está usando un lubricante, asegúrese de que esté a base de agua porque el aceite rompe el látex. No use vaselina, cremas para manos o lociones como lubricante.

Después de la eyaculación, mantenga el condón en la parte inferior del pene para que no se deslice. Trate de tirar mientras está erecto o duro. El condón sale sólo después de que el pene está completamente fuera del compañero.

Use un condón sólo una vez. Nunca use el mismo condón para el coito vaginal y anal.

Puede ser embarazoso hablar con una pareja acerca de anticonceptivos y condones, pero es esencial, y debe hacerse antes de que comience una situación sexual. No espere hasta que el calor de la pasión se apodere. Puede abrumar buenas intenciones.

Sea honesto sobre sentimientos y necesidades. El silencio no es una virtud en esta situación. Hablar de condones hará que sea más fácil para ambos.

La vergüenza no debe convertirse en un riesgo para la salud y aumentar las posibilidades de infección. Es importante que los socios estén abiertos y compartan los problemas de salud y la historia de la salud sexual.

Comentarios